Península del Peloponeso

En la ruta por Grecia con nuestra furgoneta camper, dentro de nuestro gran viaje por Europa, visitamos una de las zonas más conocidas del país.

El Peloponeso es una península al sur de Grecia, conectada al continente por el istmo de Corinto, donde en 1893 se construyó el canal de Corinto. Así que, aunque de forma artificial, se puede decir que ha pasado de ser una península a ser una isla, conectada por varios puentes al continente.

Es una región montañosa con cimas que superan los 2000 metros de altura, siendo la montaña más alta el monte Taygetus con 2407 metros de altura.

También es una zona con importantes ciudades antiguas como Olimpia, donde nacieron los juegos olímpicos o la guerrera ciudad de Esparta. Por todo esto y por tener algunas playas increíbles, esta península es una de las zonas más turísticas de Grecia.

Para entrar desde la zona oeste a la península/isla del Peloponeso, lo hicimos a través del puente Río-Antirio, el cual tiene un peaje de 21€ en furgoneta, pero para coches cuesta 14€.

Otros artículos que te pueden interesar;  viajes por Europa, viajar con perro, AtenasCreta.

En la ciudad de Olimpia es donde comenzaron los juegos olímpicos, disputándose los primeros en el 776 a.C.

Se puede visitar el museo arqueológico, que contiene todos los objetos obtenidos durante las excavaciones arqueológicas, y  también el museo de los juegos olímpicos, donde te explican la historia de estos.

La entrada incluye por supuesto, la visita a la zona arqueológica, donde están las ruinas del santuario de Zeus, con el templo de Hera, el más antiguo del siglo 7 a.C. También podrás ver el templo de Zeus, que albergaba la gran estatua de 12 metros del propio Dios (una de las 7 maravillas de la antigüedad).

 

 

Aparte de los templos, también podemos ver el antiguo estadio olímpico, las viviendas para que se alojasen los visitantes más ilustres o las zonas de entrenamiento para los deportistas que acudían a los juegos.

Hay varios parkings gratuitos para dejar el vehículo, y la entrada en temporada baja que incluye los museos y la zona arqueológica, nos costó 6€ por persona.

¡No te pierdas estos lugares y más en vídeo!

En cualquier viaje es muy importante tener un buen seguro de viajes por los imprevistos que puedan pasar, nosotros tenemos contratado con IATI un seguro con buenas coberturas para nuestra furgo, nosotros y nuestro perro. Te dejamos un enlace en el banner de abajo con un 5% de descuento en cualquier seguro por ir de nuestra parte.

2 - Golfo de Navarino

Cerca de la ciudad de Pilos, en un entorno privilegiado, está el golfo de Navarino. Allí hicimos una pequeña ruta circular de unos 7 km, que sube desde el parking hasta el castillo de Navarino, donde hay unas bonitas vistas del golfo. De allí comenzamos a descender hasta llegar primero a la cueva de Néstor y después a la hermosa playa en forma de paraguas, llamada playa Voidokiliá.

El Castillo de Navarino es una fortaleza del siglo XIII, construida por los francos para la defensa y vigilancia de la zona. Después de varios asedios y ataques, pasó a manos de los venecianos y después de los otomanos, hasta que construyeron el castillo de Pilos muy cerca del lugar y ésta quedó en desuso. Tiene entrada libre y aunque su estado actual es un poco ruinoso, se aprecia su grandeza y además tiene unas preciosas vistas desde la colina.

La Cueva de Néstor es una cueva de 50 metros de profundidad y 20 de altura y tiene unas bonitas vistas de la playa. Su nombre aparece en la Ilíada y viene dado porque en la mitología, la cueva pertenecía a Néstor, rey de Pilos.

Para hacer la ruta aparcamos la furgo en un parking de arena dura, al inicio de ésta. Al cual se llega por un camino también de arena dura, y aunque no se puede pernoctar nos quedamos allí una noche, ya que en invierno no parece importarle a nadie nuestra presencia.

3 - Castillo Methoni

Fue un importante ciudad-castillo en la antigüedad y se dice que fue una de las 7 ciudades que Agamenón ofreció a Aquiles para calmar su ira.

Estuvo habitado por los bizantinos hasta el 1206, momento en el cual pasó a manos de los venecianos, para acabar en el 1500 a ocuparlo los otomanos. Durante su ocupación hubo unos años en los cuales el castillo fue reconquistado por los venecianos, entre el 1686 y el 1715 y posteriormente, durante la revolución griega fue refugio de los musulmanes del área.

Es un castillo bastante grande, aunque la estructura se encuentra en ruinas. La mejor parte sin duda es la torre octagonal Bourtzi, que se encuentra en la punta, en un pequeño islote.

Aparcamos la furgoneta en el mismo parking del castillo que era gratuito y la entrada nos costó 2€ por persona en temporada baja, y como viene siendo habitual en Grecia, no pueden entrar perros.

 

4 - Península de Mani

Es una pequeña península situada al sudoeste del Peloponeso donde hay pueblos con construcciones de piedra en forma de torres y playas de color turquesa. Bordeamos la península hasta llegar al Cabo y allí visitamos varios lugares.

Uno de los lugares fue una pequeña iglesia llamada Ekklisia Odigitria, que se encuentra en un acantilado, al cual se llega por un camino de unos 15 minutos desde el aparcamiento. Cuando fuimos nosotros no había nadie allí y estaba abierta, así que la pudimos visitar por dentro.

 

También visitamos el pueblo de Vathia, que está prácticamente deshabitado y que tiene este tipo de construcciones de piedra en forma de torre tan típico de la península.

Se puede pasear por el pueblo y entrar en las casas abandonadas. Si te gustan este tipo de lugares no está mal hacer una visita, aunque las mejores imágenes del pueblo creemos que eran desde la pista de básquet abandonada que se encuentra en la parte alta y que también nos sirvió de parking mientras visitábamos el pueblo.

Otra cosa que visitamos en la península es el Cabo Tenaro, donde hicimos una ruta que nos llevó hasta el faro Tenaro. Es una caminata corta y con poca dificultad, de unos 5 kilómetros ida y vuelta, aunque al ser un cabo, los días ventosos son habituales.

Muy cerca del parking, están las ruinas del oráculo de la muerte. Allí según la mitología, la gente acudía al oráculo para hacer ofrendas y comunicarse con los espíritus. Hoy en día algunos siguen haciendo esta práctica ya que dentro de este oráculo, encontramos todo tipo de objetos a modo de ofrendas. 

Un poco más adelante siguiendo el camino al faro, hay unos antiguos baños romanos con algunos mosaicos que aún se conservan en el suelo.

Faro del Cabo Tenaro

5 - Barco naufragado “Dimitrios”

En la playa Valtaki, cerca de la ciudad de Gitión, hay una de las atracciones más visitadas de la zona por los turistas. Para los que viajamos con un dron es un imprescindible.

Hablamos de un gran barco encallado en la costa y del que se está apoderando el óxido año tras año. Aunque hay historias de que es un barco fantasma que darían para hacer una película, la realidad es otra.

En 1980 el barco tuvo que atracar en el puerto de Gitión debido a que el capitán tenía que ser hospitalizado de urgencia. Por problemas mecánicos y financieros con prestamistas, la tripulación fue despedida, y el barco quedó un tiempo en estado de semi-abandono en el puerto. Más tarde durante un fuerte temporal, el barco se soltó de amarres y terminó arrastrado por la corriente hasta el lugar donde se encuentra actualmente.

 

Hay un parking en la misma playa, en el que pudimos pernoctar.

Esta misma playa es también un lugar donde anida la tortuga boba caretta caretta en época veraniega, así que si viajas en verano tiene ese plus.

6 - Esparta

Esparta es de esas ciudades repleta de historia y mitologías y una de las ciudades más importantes de la antigua Grecia, ya que rivalizaba con la mismísima Atenas.

Una de las historias de la mitología griega relacionada con esta ciudad es la que tiene como protagonista a la que decían que era la mujer más hermosa del mundo, Helena de Troya o Helena de Esparta. Era la princesa de Esparta y cuentan que cuando el príncipe de Troya, París, visitó la ciudad, se enamoró de ella. Así que cuando volvió a Troya la raptó o se dio a la fuga con ella, lo cual hizo enfadar mucho a su marido Menelao, rey de Esparta y de ahí surgió la guerra con Troya.

Otra figura importante en la historia de Esparta es el famoso rey Leónidas, que dicen que con solamente 300 soldados a sus órdenes pudieron hacer frente al gran ejército persa, en la batalla de las Termópilas en el año 480 a.C, que buscaba invadir Grecia. En la ciudad hay una estatua del antiguo rey.  

 

Allí visitamos la antigua acrópolis, que como todas ellas era el lugar donde se encontraban los edificios sagrados. Pudimos ver las ruinas de los templos y del teatro.

La entrada es gratuita, eso sí, tenemos que decir que no son unas ruinas muy impresionantes y aunque ya lo habíamos leído, fuimos más por la curiosidad de ver la ciudad de Esparta y por su historia, que por los restos arqueológicos de la ciudad.

Cerca de la ciudad están la ruinas de Mystra, donde se trasladó la gente que vivía en Esparta después de su declive. Se puede visitar por 6€ por persona en temporada baja (nosotros no las visitamos, así que no podemos dar nuestra opinión al respecto).

7 - Monemvasia

Monemvasia es una localidad medieval fortificada, situada en una pequeña península al este del Peloponeso. La pequeña península tiene una única entrada, a través de una carretera (antiguamente un puente) y de ahí viene el nombre, que en griego antiguo significa, “única entrada”.

 

La península es un gran peñón que se separó del continente por un terremoto en el año 375 d.C. Se puede bordear siguiendo una ruta de 8 kilómetros. Esta te lleva hasta la antigua ciudad de Monemvasia que tiene como dos partes, la parte baja donde están las edificaciones reconstruidas, con muchos hoteles y restaurantes, y subiendo por unas escaleras llegas hasta la ciudadela, donde están las ruinas y las mejores vistas del peñón.

 

La ciudad fue fundada por los bizantinos. La conquistaron los venecianos primero y luego los otomanos, aunque por la buena situación de la ciudad ya que solamente tenía una entrada, estos últimos tardaron 100 años en poder hacerlo. Hasta que finalmente fue conquistada por los griegos después de la guerra de la independencia de Grecia.

 

La furgo la dejamos en el parking del puerto cercano a los restaurantes y allí también pudimos pernoctar sin problema en temporada baja.

Además hay muchos restaurantes para comer. Nosotros nos pedimos un típico Gyros con pan de pita por 3€. Es parecido a un durum pero al estilo griego y los encontrarás por todos sitios a muy buen precio.

8 - Pouda Beach

Es una playa que nos gustó mucho, no teníamos pensado visitarla pero desde lo lejos vimos el color azul turquesa tan intenso y decidimos acercarnos. Desde el parking de la playa, donde pasamos 2 días, sale el ferry que te lleva hasta la isla de Elafonisos que está a tiro de piedra.

 

El trayecto cuesta unos 30€ ida y vuelta con la furgo y dos personas, pero también vimos que otras campers dejaban la furgoneta en el parking y se montaban al ferry con las bicis, para así recorrer la isla. Nos pareció muy buena idea pero nosotros no llevamos bicicletas, así que nos conformamos con la playa de Pouda Beach.

 

En la playa hay una sorpresa escondida y es que debajo de las aguas tan poco profundas, se encuentran los restos de una ciudad antigua que quedó enterrada con la crecida del mar. Aparte en esa zona de la costa, anida la tortuga boba caretta caretta, en época veraniega.

9 - Geopark Agios Nikolas

Muy cerca del cabo de la península de Malea, a pocos kilómetros del pueblo de Agios Nikolas, está el bosque de palmeras fosilizado. Por el camino también se pueden ver fósiles de animales marinos de zonas costeras, como moluscos. Además hay unas playas con colores realmente increíbles.

Hay un aparcamiento gratuito al que se llega por una carretera recién asfaltada y solamente los últimos 300 metros no están asfaltados. Desde allí sale un camino que te lleva a la costa donde están los fósiles. Pero si te ves con ganas de explorar un poco más la zona, hay una ruta más larga que te lleva al faro y que pasa por varios monasterios.

10 - Monasterio de Agios Nikolaos de Sintza

El monasterio está situado al sur del valle Leonido y se encuentra en el interior de una cueva. Fue construido entre el 1200 y el 1300, no se conoce exactamente la fecha. Cuando lo visitamos nosotros, el monasterio estaba cerrado y no pudimos entrar, pero por lo que hemos leído en temporada alta vive una monja allí, y está abierto al público.

La ruta que te lleva al monasterio comienza desde el pueblo de Leonidio y allí es donde dejamos nuestra furgoneta.

La ruta es de 6 km sólo ida por una pista pavimentada y aunque esta se puede hacer con vehículo, tiene trozos bastante empinados y nosotros no quisimos arriesgarnos y optamos por caminar.

11 - Micenas

Es una antigua ciudad y un lugar arqueológico. Se pensó que su posición en la antigua Grecia era de liderazgo, así que su nombre sirvió para denominar un periodo de la historia, comprendido entre el 1600 y el 1100 a.C (periodo micénico).

Micenas era el reino del héroe homérico Agamenón, el jefe de los arqueros durante la guerra de Troya.

Los primeros signos de asentamiento se fechan entre el 3000 y el 2500 a.C, pero la época de mayor desarrollo fue entre el 1350 y el 1200 a.C. La muralla tenía dos puertas y una de ellas es la Puerta de los Leones del 1250 a.C. El dintel de esta pesa 20 toneladas y la imagen son dos felinos con las patas delanteras apoyadas en el altar de una columna minoica, aunque las cabezas no han superado el paso del tiempo.

Hay varias tumbas en forma de cúpula “Dromos” pero la que más nos gustó es el tesoro o la tumba de Atreo del año 1250 a.C.

Entrar a las ruinas nos costó en temporada baja 6€ por persona, en temporada alta como en muchos lugares de Grecia es el doble. También tiene un pequeño museo con algunos objetos, sobre todo cerámicas que se encontraron en las excavaciones.

Hay dos parkings para dejar el vehículo, uno muy grande donde está la entrada al lugar arqueológico. Allí puedes ver la famosa Puerta del León y un poco más abajo, en la misma carretera, hay otro pequeño parking donde está la supuesta tumba de Atreo, y que también puedes visitar con la misma entrada.

 

12 - Ciudad de Nauplia

La ciudad Nauplia era la antigua capital de la Grecia moderna. Tiene varios sitios de interés, aparte del casco histórico.

 

1 - Fortaleza Palamidi

Es la fortaleza que se ve en lo alto de la colina de la ciudad y fue construida por los venecianos en el año 1714. Después fue conquistada por los otomanos y posteriormente pasó a manos de los griegos una vez acabó la Revolución Griega. Uno de los bastiones fue utilizado como prisión y albergó al héroe de la Revolución Griega Theodoras Kolokotronis.

Para subir se puede hacer con vehículo, ya que tiene un parking en la entrada o subir 913 escalones desde la ciudad.

La entrada en temporada baja nos costó 4€ por persona y aunque no tiene mucho en su interior, es bastante grande y tiene unas buenas vistas de la ciudad y de las otras fortalezas.

2 - Castillo Boutzi

Este pequeño castillo está construido en el islote St. Theodoroi, muy cerca de la costa. Lo levantaron los venecianos en el 1473 y es también conocido por los locales como “El Puerto de la Cadena” ya que su principal función era la de defender la ciudad de los piratas. Para ello tenía una cadena móvil que iba desde el castillo a la Acronafplia.

Después tuvo muchas otras funciones, como; prisión, residencia de los verdugos de la fortaleza de Palamidi, residencia del gobierno Griego en alguna ocasión, más tarde restaurante de lujo y hotel y acabó albergando eventos de música y cultura.

Actualmente se puede visitar parte del castillo contratando un barquito desde el puerto de la ciudad.

Por la parte de detrás de la ciudad hay una playa muy bonita, la cual tiene un paseo y acceso al agua. Nosotros la vimos cuando subimos a la fortaleza de Palamidi y aunque era invierno nos dieron muchas ganas de pegarnos un chapuzón.

Para visitar la ciudad aparcamos y pernoctamos en la zona del puerto, en el que hay dos parkings enormes gratuitos, uno asfaltado y otro de tierra.

13 - Dolinas de Didima

Son depresiones en forma de cráter, estas depresiones en el suelo se han formado por las aguas subterráneas y el tipo de roca de la zona.

Desde el pequeño parking que te dejamos en el mapa de más abajo, hay una entrada artificial (como una pequeña cueva que te lleva al interior del cráter) y dentro hay dos pequeñas iglesias incrustadas en la pared. Cuando la visitamos nosotros, una de ellas estaba cerrada y la otra estaba abierta. No hay que hacer ninguna ruta larga para visitarlas, simplemente aparcar en el parking gratuito y andar unos metros.

14 - Teatro Epidauro

Es uno de los teatros griegos antiguos mejor conservados y menos reformados. Tenía capacidad para 12.000 espectadores, los cuales entraban por las dos puertas laterales que aún siguen en pie. En verano, durante el festival de Epidauro se siguen haciendo representaciones teatrales en este lugar.

La acústica es tan buena que dicen que si tiras una moneda en el centro lo escuchan los espectadores de la última fila. Cuando lo visites verás que muchos visitantes hacen la prueba y tenemos que decir que nosotros hicimos el experimento y funcionó.

 

Dentro del recinto están las ruinas del antiguo santuario y un pequeño museo donde guardan los objetos y esculturas que encontraron en la excavaciones.

La entrada a todo ello en temporada baja cuesta 6€ por persona y en temporada alta sube hasta 12€ por persona. Para dejar el vehículo hay un gran parking gratuito.

Si viajas con tu perro, como es nuestro caso, no te podrá acompañar como suele ser habitual en todos los lugares de interés de Grecia.

15 - Canal de Corinto

Es un canal artificial construido entre el 1881 y el 1893 que separa la península del Peloponeso del continente y comunica el mar Egeo con el mar Jónico. Tiene una longitud de 6 kilómetros y permite ahorrar 400 kilómetros de navegación a los barcos que pueden cruzarlo, y digo a los que pueden porque de anchura solamente tiene 23 metros, lo que hace que para muchos de ellos sea imposible.

Para cruzarlo hay un puente gratuito desde el que puedes verlo y si quieres hacer alguna foto hay parkings cerca para dejar el vehículo y como buen sitio turístico, también están por allí los puestecitos de souvenirs y restaurantes para atender al turista.

Nosotros cruzamos el puente para poner dirección a Atenas que iba a ser nuestra siguiente parada.

Síguenos 

Otras entradas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *